El misterioso enigma en la evolución de los nombres cubanos

Los nombres de las personas nacidas en Cuba han ido evolucionando según épocas y circunstancias pero en estos momentos se ha disparado una fuerte alarma.

Al parecer los apelativos isleños son creados con la ayuda de la imaginación popular, algún algoritmo informático y con cierta dosis simpática de tontería nacional.

En un reciente estudio de la Administración del Seguro Social de los Estados Unidos se informó que los nombres más populares en este país son Sophia para las niñas y Jacob para los varones.

¿Y en Cuba cómo es la cosa?

!Marchemos en la máquina del tiempo!

Durante los años de la República a partir de 1902, cuando los criollos fuimos entonces cubanos, los nombres eran los de nuestros padres y abuelos españoles, como Santiago, Oscar, Ramón, Herminia, María, Laura, Marina, Carmen, y por ahí íbamos bien.

Aunque habían otros en esa época medio feos, que no quisiera comentar, por aquello de que alguien se pueda molestar.

También había una colección de Marías, como María del Carmen, María de las Mercedes, María del Rosario, ¡uyyy! ¡Aún sobreviven algunas con esos bellos nombres! ¡Esos me gustan!

Después del 1959, que todo el mundo sabe lo que pasó, llegaron ciertos nombres en forma masiva, como Celia, Vilma, Raúl, Fidel, Camilo y hasta el normal Ernesto, con ciertas combinaciones de Camilo Ernesto, y otros como Alejandro Fidel.

En estos días me encontré con un empleado de una tienda que me reconoció de la TV, y me dijo que se llamaba así, Fidel Alejandro, pero prefería que le llamaran Alejandro. ¡No más preguntas!

Siguieron aquellos días de la década del 60.

Llegaron los rusos, y la lista de nombres en los recién nacidos en los hospitales de maternidad de Cuba giró hacia otros apelativos.

Comenzaron a nacer los Yuri, Serguei, Valeri, Dimitri, Ludmila, Nikolai, y hasta Lenin y Stalin. ¡Que clase de salvajismo! ¡Pobres bebés!

Yo conservo una simpática anécdota de mi barrio en el Reparto Diezmero. Una noche apareció un dirigente de los CDR para conseguir donaciones de sangre. Nadie se animó y entonces el enviado de los vampiros oficialistas comenzó a preguntar a uno por uno las razones de su negativa.

Su primera víctima fue una muchacha ¿cuál es su nombre, compañera?

Nada más al responder que se llamaba Vladimira, ahí mismo todo el mundo comenzó a aplaudir para lanzarla hacia el chupa sangre como se tira el animal viejo a las pirañas en las selvas amzónicas.

¡Con ese nombrecito tenía que darle la sangre a esa gente, y ahí mismo nos libramos todos los demás!

Pero un día la Unión Soviética desapareció.

Comenzó el Período Especial hasta para los nombres.

Llegaron entonces los de la Generación Y, que son los que aparecen por todos los lados, no se sabe si son de hembras o de varones, son rarísimos, y son hasta medio famosos.

Está la bloguera Yoani. Están unos cuantos peloteros cubanos que dan color a las Grandes Ligas con su destacada participación y en especial con sus nombrecitos.

Ya he visto algunos juegos por la TV americana. La gracia que me da cuando los gringos enredan la lengua para decir con acento anglo, nombres como el del habanero Yunel Escobar, que juega con los Toronto Blue Jay.

También están el villaclareño Yuniesky Betancourt (Royals de Kansas), el cienfueguero Yoenis Céspedes (Atléticos de Oakland), y el habanero Yonder Alonso (Padres de San Diego).

Son 11 cubanos los que están en Grandes Ligas, algunos tienen sus nombres llamados “normales”, pero hay otros como Dayan Viciedo, y Kendry Morales, que son medio americanos.

Por cierto, que olvidé por el camino de esta tángana literaria, mencionar aquellos de Usnavi, por lo del susodicho barco de guerra americano y otros.

Lo cierto, mis amigos, es que los nombres en Cuba evolucionan. ¡En nuestra isla todo está en movimiento!

¿Y Ud. cómo se llama?

 

 

Related News

2 Responses

Leave a Reply
  1. gerardo perez drago
    Jun 04, 2012 - 06:03 AM

    Soy de la generacion de nombres alegoricos, Jesus Gerardo; Jesus pues naci el dia de la celebracion de la santa Teresita de Jesus y Gerardo por ser el primogenito de la familia donde los primeros nos nombraban con ese nombre, lo que con los anos descubri su significacion, Coraje, que creo me sirvió para vivir los anos que pase en Cuba y tambien para la decisión de abandonar la Isla.

    Oscar, Gerardo, Orlando, Pedro, para mi son nombres que me siento muy identificado.

  2. eulises jimenez
    Jun 02, 2012 - 10:12 AM

    oye la verdad q esta buenisimo lo d la evolucion d los nombres en cuba,el q mas gracia me dio fue el fidel alejandro q prefiere q solo lo llamen alejandro,creeme q si fuera yo hace rato me hubiese quitado el nombre asqueroso ese d encima,bye

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DISEÑO Y PROGRAMACIÓN: BERTNIS ENTERPRISES, INC., Miami FL | TELÉFONO: 305.363.4700