El Burro tiene Poder

En la década de los noventa, un estudiante del último curso de la carrera de Ingeniería Mecánica Automotriz en la CUJAE, fue expulsado del Concentrado Militar Obligatorio en el municipio de San José de las Lajas, porque “llamó Burro a Raúl Castro”.

Y aunque el joven, tratando de bajarle la gravedad al asunto y salvar el pellejo, se esforzó por explicarles a todos que la frase completa que él había dicho era “Fidel es un genio pero su hermano es un burro”, los militares sólo veían en aquellas palabras una ofensa directa a su adorado Ministro.

El joven les insistió que Fidel tenía más de un hermano, pero sonaba como una vaga escusa. En la mente de estos militares sólo Raúl Castro encajaba en el perfil.

Consta en acta que el oficial denunciante tenía grados de capitán, vivía en Alamar, era de apellido Turro y se había graduado con honores en la Academia Militar Antonio Maceo.

Durante el proceso inquisitorio el joven estudiante fue empeorando su situación a consecuencia de reírse cada vez que los distintos censores leían en voz alta su “mancha en el expediente”, tal cual la escribió el furioso oficial de la inteligencia militar a cargo del caso:

“El Capitán Turro dice que llamó Burro a Raúl y otros alumnos de Turro confirman que dijo Burro”.

Sin cultura del diálogo y dueños del país y sus destinos, los militares expulsaron al muchacho de la carrera universitaria. Fue un proceso de separación bochornoso que contó con el beneplácito de los dirigentes del Partido y la Juventud Comunista, la Dirección del Instituto y la FEU que debió defenderlo pero no lo hizo. Por el camino, a demás de la razón, fueron pisoteados, como a baldosas, varios estatutos del reglamento universitario vigente.

Por desgracia esta no es sólo una estampa del pasado. De Cuba nos siguen llegando noticias que relatan situaciones similares que se repiten en todas las universidades de la isla. Jóvenes valientes y sinceros son estigmatizados por docentes y académicos oficialistas que siguen las órdenes castrenses que les bajan, como rayos, del Partido Comunista y su absurdo gobierno.

Y aunque aquel universitario logró escapar felizmente de la isla cuartel y hoy tiene una bella familia con hijos alegres que estudian y se expresan con plena libertad en un país libre, no dejo de preguntarme por la suerte del entonces Capitán Turro, mi antihéroe.

¿Seguirá siendo el verdugo de su propio pueblo o ya estará de vuelta a nuestro lado?

Reinaldo López

6 de Junio, 2011.

© 2011 RL artes digitales

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

DISEÑO Y PROGRAMACIÓN: BERTNIS ENTERPRISES, INC., Miami FL | TELÉFONO: 305.363.4700