!CARLOS OTERO ME DESCUBRIO!

Una de las mayores ventajas de andar deambulando por el mundo exterior es encontrarnos con conocidos y amigos. Es totalmente diferente a tropezárnoslos en aquellas colas en 23 y 12, en el Vedado, donde devorábamos una pizza, en ocasiones con la querida y cercana presencia del Caballero de Paris.

Por cierto, nuestro andariego gallego nacionalizado habanero, siempre iba arropado con su larga cabellera, y oportunamente equipado con una bolsa de víveres para los restos de fragmentos de aquella pizza ítalo-cubana, más cubana que italiana. (El nombre de la pizzería si era más italiano, pero no lo recuerdo. Por favor, me lo escriben por correo para ser más preciso y mejorar esta crónica)

Así, merodeando por mi nuevo sitio favorito en Miami, me encontré con Carlos Otero, ese gran actor, comediante, presentador y muchas cosas más. ¡Todas buenas, aclaro!

Les cuento que el encuentro fue realmente muy cariñoso y lógicamente simpático. Andaba yo por uno de los pasillos en un canal de Tv de Miami, cuando detrás de mi, se me acercó alguien, a quien de inmediato reconocí la voz al decirme:

¡Pasaste por delante de la oficina donde yo estaba, te vi, y me dije, yo creo que ese es Oscarito el de la TV cubana!

!No hubo más que hablar. Un abrazo de los buenos, de los que andamos desperdigados por este planeta, fue el selle del reencuentro de dos profesionales de la TV, Carlos en muchísimos y excelentes programas. Yo, como siempre, viviendo de las noticias, a las cuales le agradezco estos más de 30 anos de vida útil para los televidentes, espero.

Unos instantes después apareció en el mismo pasillo, un cantante cubano, muy popular en diferentes épocas. Recuerdo una vez que le dio por competir con Walter Mercado, y disparó su memorable “Sagitario”, aunque yo realmente prefiero otras de sus melodías, por muchas razones, que sería muy largo de explicar.

La conversación se tornó amena. Cada uno contó lo que hacía y de los sueños acariciados. Muchos secretos nos revelamos, pero hoy no se los puedo contar. En unos instantes nos actualizamos, sobre todo nos reímos. Quedamos en encontrarnos nuevamente en cualquier fin de semana, que constituyen, en muchas ocasiones, días excelentes para disfrutar de la familia, de los amigos, y de la casa.

Así fue que en menos de 10 minutos regresé a algunos de los buenos tiempos, cuando me encontraba con estos dos viejos amigos, estrellas en sus profesiones, en los ascensores de la Tv cubana y en una de mis esquinas favoritas, 23 y M.

(ACLARACION: POR ALGUNA RAZON RARISIMA EN ESTAS FOTOS LAS CABEZAS ESTAN CORTADAS. PERO SI HACE CLICK EN ELLAS, SE VERAN COMPLETAS. NO TENGO EXPLICACION POR EL MOMENTO. GRACIAS POR SU COMPRENSION)

Related News

2 Responses

Leave a Reply
  1. datmara armand
    Jul 04, 2010 - 09:14 PM

    TODOS UNIDOS EN EL EXILIO TRABAJANDO PARA CUBA GRACIAS POR ESTA PAGINA

  2. Jo, alias Vicaria
    Abr 08, 2010 - 09:45 AM

    Si mi memoria no me falla, la pizzería de 23 y 12, ¿no se llamaba Cinecitta? Si supieras, que no sé de cuál empolvada y maltrecha gaveta salió este nombrecito, pero creo que se llamaba así. Lo que creo que sucede es que esa esquina, 23 y 12, tenía tan clavado ese nombre propio en sus entrañas, que cualquier cosa que allí abrieran, al final, quedaría como la “cualquier cosa” de 23 y 12.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DISEÑO Y PROGRAMACIÓN: BERTNIS ENTERPRISES, INC., Miami FL | TELÉFONO: 305.363.4700