Breve historia del desacuerdo de un Ministro de Salud con Fidel

La crítica situación de médicos y de medicamentos en Cuba en estos días, hace recordar a un joven Ministro de Salud Pública, quien cometió un grave error por lo que fue sustituido de inmediato, a pesar de que se consideraba uno de los favoritos del hombre fuerte.

Cada día la isla cuenta con menos médicos de la familia y de otras especialidades por el envío masivo de profesionales al extranjero, principalmente a Venezuela.

Por otra parte, la venta de medicamentos de puerta en puerta en todos los barrios habaneros ha crecido notablemente.

El descalabro de la atención médica en Cuba, y principalmente en la capital, se agudiza con el inicio del proyecto cubano-venezolano Barrio Adentro que arranca en el 2003.

Hacía solo un año que el joven Dr. Damodar Peña, había sustituido al anterior ministro de Salud Pública.

Como solía hacer, Fidel sacaba un “as” de la manga al colocar a este cuadro juvenil y del Partido para darle un fuerte impulso a las misiones médicas en el exterior, eliminar las indisciplinas en el servicio nacional y parar las fugas de medicamentos hacia el mercado negro.

La nota del diario Granma en julio del 2002 así lo describe:

El Consejo de Estado de Cuba acordó sustituir al ministro de Salud Pública, Carlos Dotres Martínez, y nombrar en su lugar a Damodar Peña Pentón, un joven médico que desarrolló recientes cargos políticos, diplomáticos y en la campaña contra el dengue.

El doctor Damodar Peña, especialista en medicina general integral, se graduó en 1986 y terminó su especialidad en 1992. Desde 1989 a 1995 fue miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), y después miembro del Buró Provincial del Partido Comunista en La Habana.

Desde el 5 de diciembre de 1999 al 20 de abril del año 2000, formó parte del grupo de apoyo del presidente Castro, con quien colaboró en las acciones para el regreso a Cuba del niño náufrago Elián González.

En abril del 2000 fue designado embajador en Guatemala, “en momentos de riesgos y complejidad”, cuando la misión médica cubana en ese país ascendía a 500 galenos, dijo la nota.

En diciembre del 2001 Castro lo llama a La Habana para dirigir el Estado Mayor Nacional de la campaña contra el dengue.

El Dr. Damodar Peña había entrado por la puerta ancha, algo que no le duraría mucho porque un día cometería la inocencia de enfrentar a su patrón.

Era tan exigente en su trabajo de intentar poner orden al desorden y a la falta de estímulo  que médicos y enfermeras en vez de llamarlo como Damodar Peña, le pusieron “Vamo’ a dar Leña”. ¡Pero ni eso le sirvió para nada. Pronto caería en desgracia!

Llegó el día en que Fidel en su afán de seguir llenando de médicos, dentistas, y enfermeras todo el mapa venezolano, llamó al joven ministro para pedirle miles de profesionales más por encima de los primeros centenares enviados en las oleadas iniciales.

Según una fuente bien cercana, El Dr. Damodar Peña cometió la gran torpeza de intentar explicarle a Fidel que esa idea suya estaba afectando la atención primaria a la población por el cierre de tantos consultorios médicos de la familia.

¡No hubo nada más que hablar: en pleno apogeo de la campaña de Barrio Adentro en Venezuela, el joven ministro estaba fuera!

Era el mes de mayo del 2004. No llegó a cumplir los 2 años en funciones a pesar de su condición de favorito del rey.

Esta historia hace recordar como Fidel desapareció en 1993 a Héctor Terry, entonces Vice Ministro de Higiene y Epidemiología cuando en una reunión con Castro, cometió la ingenuidad profesional de explicarle que la causa de la epidemia de neuritis óptica en Cuba era la desnutrición entre la población.

El Dr. Terry había firmado su destitución. Inmediatamente, de su puesto de Vice-Ministro lo deportaron como médico de un asilo de ancianos en el barrio de Marianao.

En el caso del Dr. Damodar Peña Pentón, a quien conocí personalmente en mis tiempos de reportero del NTV, no sé a donde habrá ido a parar, pero seguro recordará aquél día al hablar con Castro y pensó en las viejitas cubanas que van diariamente al médico de la familia, lo que le costó muy caro.

En un próximo artículo seguiremos con más detalles sobre las enormes cantidades de medicamentos cubanos que se envían semanalmente a Venezuela.

Esto perjudica a la familia cubana por sus carencias en las farmacias. ¿La solución: comprarlos en el mercado negro.

ARVE Error: id and provider shortcodes attributes are mandatory for old shortcodes. It is recommended to switch to new shortcodes that need only url

Related News

3 Responses

Leave a Reply
  1. Manuel Llano
    Oct 16, 2017 - 03:46 AM

    Michael Moore como tantos pseudo comunistas en USA deberian irse avivir al “paraiso” que dicen haber visto en Cuba.

    Con respecto a Damodar estoy seguro de que lo que se cuenta aqui es cierto. Fui su amigo por cerca de 12 anyos. Era una gente honesta pero comunista intransigente. A pesar de nuestra amistad me dio de lado completamente cuando se entero de que me iba de Cuba. Siempre me he preguntado que pensaria de la bestia despues que lo elimino sin razon y a pesar de su lealtad sincera al regimen. Con estos fanaticos nunca se sabe, a lo mejor hasta lo justifica y cree que fue el y no la bestia sanguinaria el eqivocado

  2. carlo m agramonte
    Ago 20, 2015 - 08:14 PM

    ES UN DESATRE LA SALUD PUBLICA GENERAL EN CUBA. YA PASO LA EPOCA DE QUE EN CUBA HABIA UNA CALIDAD MEDICA GENERAL. POR UN LADO EL PRESUPUESTO LO HAN BAJADO REDUCIENDO LAS CAMAS DE HOSPITAL Y DE SERVICIOS. POR OTRO CADA DIA HAY MAS VANDALISMO Y MENOS INTERES DENTRO DEL ORGANISMO Y CADA DIA SE VAN MAS MEDICOS DE PAIS. LOS BUENOS LOS ENVIAN A COLABORACION Y LOS EQUIPOS MEDICOS EN SU MAYORIA SON VIEJOS U OBSOLETOS. LA COMIDA EN HOSPITAL ES POCA Y MALA CALIDAD

  3. Miguel
    Ago 31, 2011 - 12:52 PM

    Este Michael Moore no es facil clasificarlo, tonto util, imbecil, aprovechado. Cuando el quiera puede ir conmigo a Cuba y lo voy a llevar donde no lo llevaron las autoridades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DISEÑO Y PROGRAMACIÓN: BERTNIS ENTERPRISES, INC., Miami FL | TELÉFONO: 305.363.4700