“A pesar de Saturno, el Amor” poesía desafiante y personal de Carlos Carralero en Sabatinas

Vuelve el poeta cubano asentado en Italia, Carlos Carralero, a traernos de la mano un nuevo cuaderno de poemas para contarnos historias inolvidables, que vale la pena contar.

“A pesar de Saturno, el Amor” es el nuevo título colocado en Amazon, en español y en italiano.

En una breve e informal entrevista por medio de Whatsapp, el poeta nos cuenta:

“El libro está compuesto de 38 poemas; divido en tres secciones que considero esenciales en mi vida.  

En la primera aparecen poemas dedicados a las cosas que he amado o me han producido emociones fuertes: a mis hijos, como el dedicado a mi hija chiquita que dejé en Cuba el mismo día que cumplía un año y medio y solo la volví a ver después de tres años.

 Uno de los poemas, reproduce la escena terrible que constituyó el momento en que, siendo pequeño, vi el cuerpo sin vida de quien me daba más amor y seguridad, mi padre, muerto en la lucha contra Batista.

Como sabes, mi familia como la mayor parte del pueblo cubano, fue traicionada por Castro.

El poema a mi abuelo paterno, hombre sensible, es el más largo porque lo tomo como inspiración y compromiso poético.

La segunda parte es dedicada a mi relación con el poder. Algunos encierran hermetismo y simbolismo, pues fueron escritos en Cuba en el momento en que era perseguido.

La tercera parte la titulé Yo y mi filosofía. Representa mis definiciones acerca de determinadas actitudes de mis semejantes y mi actitud ante circunstancias y momento de mi vida”

Carlos Carralero ha publicado varias novelas y libros de poemas siempre atados a una alegoría: Saturno, quien acababa con la vida de sus hijos para no perder el poder. (Para buenos entendedores…)

A los amantes de la poesía contemporánea, les invito a que le echen un vistazo a “A pesar de Saturno, el Amor” en el sitio Amazon, en una cómoda oferta muy asequible a todos. (Haga click en la foto o en el título)

“A pesar de Saturno, el Amor” en Amazon

 

A continuación y por cortesía del autor, tres poemas de la presente edición:

Yo y el Amor

Para muchos el amor sigue siendo un lema y no la fuerza que crea verdaderos hombres: no duros, sí fuertes espiritualmente. De esta manera abundan los que se creen hombres íntegros, y simplemente son pigmeos en el espíritu.

 

En una de las estrellas

Cuando mire las estrellas

estarás en una de esas

que hoy miramos los dos.

 

Desarmaré una página de mi libro preferido

-de allí una espada he de extraer-.

Me dolerían las heridas en el costado

de nuestros recuerdos.

Del principito

elijo el silencio.

Prefiero escuchar tu voz.

 

La nieve ha de entender

mis razones.

No discrepará del sol que tu piel

ha ido dejando

en la superficie de mis recuerdos.

 

Para atenuar el ardor de la distancia

cuando mires las estrellas evocando

una nube azul

estaré en una de esas que hoy miramos

los dos.

 

Viajarás en el recuerdo sobre el calor

de mis brazos.

En las arrugas de una salamandrita

en la madrugada de un gallo fiel

o en el mendrugo de pan -no el

que un día el gorrión llevara-

sino aquel que quizá un “passero”*

habrá de llevar.

(*passero: gorrión)

 

Yo y el Poder

La burocracia como poder  no solamente corroe; monda además las alas de los sueños, mutila la meritocracia y sofoca el talento.

Sueños de las estacionarias

Entonces la bandada emprendió su viaje

hacia aquel punto cardinal.

Algunas habían dañado los campos

el resto llevaba puras sus alas: alimento

y medicina para el camino.

 

No volaron más

entre campanadas y sermones

entre sol y rocío

entre barca y marea.

 

Inclinadas besaron la tierra

para impedir su reproche

y jurar lealtad al silencio.

Preferían la soledad a ver las ruinas

de sus cosechas.

 

El grano ya no fue más al granero.

No podía germinar

y las malas hierbas habían

destruido las semillas

diseminadas por aves de paso.

 

Para los que vegetan se acabó

la simbiosis.

Ellos esperan ahora

por la próxima primavera

prisionera de los viejos otoños.

 

En los sueños de todas las noches

está presente un fresco trigal

donde las aves vuelan hacia

todos los rumbos

sin tener que inclinar su derecho al vuelo.

 

III.  Yo y mi Filosofía

No podría jamás calcular los errores que he cometido en mi vida, porque he seguido siendo humano.

Pelota verde

Los proverbios son manifestación genuina

de la experiencia y por ende de la sabiduría popular.

Simpático y laxativo es aquel que dice: “A quien

no quiere caldo le dan tres tazas”.

 

Tres tazas me han dado a mí,

pero en la delicadeza gástrica

de mi espíritu radica la fuerza.

 

Con fe cristiana he digerido las piedras

que cínicamente

la mendaz burocracia ha ido colocando

en el hondo recipiente de mi paciencia.

 

He crecido en una especie de radiografía camuseana

tratando siempre de salir de la sutil película.

De no romper la promesa: usar la carta solamente

para componer frases de amor.

Pero los burócratas me involucran.

Me envuelven siempre

en el juego de la carta y también de la pelota.

 

La carta es un pedazo de hielo en celulosa

depositario de siglas ignorantes.

Montaña blanca de oscuras señas: se eleva

en relación de la jerarquía y, cuando llega

al punto cimero erosiona y cae.

No por la fuerza de gravedad. Más bien

por aquella de la maldad.

 

La pelota es un esferoide,

objeto convertido en útil pasatiempo

en nuestro país. Juego en apariencia, sencillo,

que pasa de guante en guante

del bate al guante y,

de un jugador a otro.

 

Los burócratas, pésimos deportistas por esencia,

intentan hacer pelotas de seres humanos.

Nos pasan del mal al pésimo jugador.

Y como naturalmente no saben ni pueden correr

al final la bola se les escapa.

Y desde sus grises escribanías como el idiota terminan

acariciando su auténtica pelota: un esférico vientre.

 

En mi país

cuando me negué a la cuarta taza

me convirtieron en pelota; sin embargo, no pudieron

cambiarme el color. Volé como pelota verde.

Llena de esperanzas, dejando atrás

mis queridas pelotitas, las que por mucho tiempo

los burócratas rojos

quisieron mantener en sus sucios e inservibles guantes.

Pero los burócratas perecen en su debilidad,

la de no comprender que el AMOR lo puede todo.

Milano, 1996

Carlos Carralero es un escritor y poeta cubano, exiliado político en Italia desde 1995. En Cuba fue exponente y fundador de varias organizaciones de derechos humanos. Después de haber organizado dos manifestaciones pacíficas (delito sumamente grave en la Cuba de Fidel Castro) fue encarcelado, luego obligado a abandonar la isla para evitar una condena a diez años de privación de libertad.

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DISEÑO Y PROGRAMACIÓN: BERTNIS ENTERPRISES, INC., Miami FL | TELÉFONO: 305.363.4700